D e c a t a s® p o r A n d a l u c í a
D e c a t a s®   p o r   A n d a l u c í a

DENOMINACIÓN DE ORIGEN Y CONSEJO REGULADOR

¿Qué es una Denominación de Origen?

El objetivo es proteger a un producto caracterizado
por una calidad diferencial vinculada a un origen geográfico delimitado.
 

El sector vitivinícola ha sido el pionero en el reconocimiento del origen como auténtico valor añadido de sus productos. Ya en el Estatuto del Vino de 1932 se planteó el reconocimiento de las Denominaciones de Origen para proteger los nombres geográficos de las zonas tradicionalmente vitivinicultoras, al mismo tiempo que mejorar la organización del sector y la comercialización de los vinos amparados. En el marco de dicho Estatuto se reconocieron las primeras Denominaciones de Origen andaluzas: Málaga, Jerez-Xérès-Sherry y Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda.

La Ley de la Viña y el Vino incluye a las Denominaciones de Origen como uno de los niveles de calidad de los V.C.P.R.D. (vinos de calidad producidos en regiones determinadas), definidos en el título VI de la Organización Común de Mercado (OCM) del Vino.

La Ley define una Denominación de Origen como el nombre de una región, comarca, localidad o lugar determinado que haya sido reconocido administrativamente para
designar los vinos que cumplan las siguientes condiciones:

a) Haber sido elaborados en la región, comarca, localidad o lugar determinados con uvas procedentes de los mismos. Esta obligación no afecta al proceso de embotellado.

b) Disfrutar de un elevado prestigio en el tráfico comercial en atención a su origen.

c) Su calidad o características se deben funda-mental o exclusivamente al medio
geográfico, que incluye los factores naturales y humanos.

En suma, son prácticamente equivalentes a las Denominaciones de Origen Protegidas
de otros productos agroalimentarios, definidas también en la reglamentación
comunitaria.

Es importante señalar que el nombre geográfico de una Denominación de Origen será un patrimonio público que no se podrá enajenar ni gravar.

Sólo podrán producir uvas o elaborar vinos protegidos los viñedos y bodegas inscritos en los registros de la Denominación de Origen.

Los requisitos que deben cumplir los productos acogidos están definidos en su Reglamento, que debe contemplar: la delimitación del área protegida, las diferentes variedades de vid autorizadas, los rendimientos máximos permitidos, los métodos de elaboración y crianza, los distintos tipos de vinos que se pueden comercializar y las menciones que se pueden usar en el etiquetado, la estructura y funciones del Consejo Regulador y las posibles infracciones y sanciones a los operadores.

En la actualidad, hay reconocidas un total de 63 Denominaciones de Origen de vinos en
toda España, de las cuales seis de ellas son andaluzas, como ya se ha comentado anteriormente.

 

¿Qué es un Consejo regulador?

En el caso de los vinos, estos órganos están
regulados en la Ley 24/2003 de la Viña y el Vino.
 

El Consejo regulador es el órgano que gestiona una Denominación de Origen o
Denominación de Origen Calificada. Entre sus funciones principales destacan las
siguientes:

  • Impulsar y proteger el nombre geográfico de la denominación.
  • La promoción genérica de los productos amparados.
  • Controlar la calidad y trazabilidad de los vinos, con análisis en laboratorios y     exámenes organolépticos realizados por paneles de cata.
  • Certificar los vinos calificados y concederles el uso de la contraetiqueta, así como     descalificar los vinos que no cumplan los requisitos del reglamento.
  • Velar por el cumplimiento del reglamento.
  • Proponer modificaciones del reglamento y tomar decisiones coyunturales de campaña, como la autorización del riego de la vid o los rendimientos máximos     permitidos.
  • Calificar la añada o cosecha.

Hasta ahora, los Consejos reguladores han actuado como órganos desconcentrados de laAdministración. Con la entrada en vigor de la Ley de Protección del Origen y la Calidad de los Vinos de Andalucía los distintos Consejos andaluces pasarán a tener personalidad jurídica propia, constituyéndose en Corporaciones de derecho público.

Los órganos de gobierno de los Consejos reguladores son: el Pleno, formado por vocales elegidos democráticamente entre los viticultores y bodegueros inscritos en la Denominación, y el Presidente, que actuará como representante legal del Consejo.

DENOMINACIÓN DE ORIGEN Y CONSEJO REGULADOR

¿Qué es una Denominación de Origen?

El objetivo es proteger a un producto caracterizado
por una calidad diferencial vinculada a un origen geográfico delimitado.
 

El sector vitivinícola ha sido el pionero en el reconocimiento del origen como auténtico valor añadido de sus productos. Ya en el Estatuto del Vino de 1932 se planteó el reconocimiento de las Denominaciones de Origen para proteger los nombres geográficos de las zonas tradicionalmente vitivinicultoras, al mismo tiempo que mejorar la organización del sector y la comercialización de los vinos amparados. En el marco de dicho Estatuto se reconocieron las primeras Denominaciones de Origen andaluzas: Málaga, Jerez-Xérès-Sherry y Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda.

La Ley de la Viña y el Vino incluye a las Denominaciones de Origen como uno de los niveles de calidad de los V.C.P.R.D. (vinos de calidad producidos en regiones determinadas), definidos en el título VI de la Organización Común de Mercado (OCM) del Vino.

La Ley define una Denominación de Origen como el nombre de una región, comarca, localidad o lugar determinado que haya sido reconocido administrativamente para
designar los vinos que cumplan las siguientes condiciones:

a) Haber sido elaborados en la región, comarca, localidad o lugar determinados con uvas procedentes de los mismos. Esta obligación no afecta al proceso de embotellado.

b) Disfrutar de un elevado prestigio en el tráfico comercial en atención a su origen.

c) Su calidad o características se deben funda-mental o exclusivamente al medio
geográfico, que incluye los factores naturales y humanos.

En suma, son prácticamente equivalentes a las Denominaciones de Origen Protegidas
de otros productos agroalimentarios, definidas también en la reglamentación
comunitaria.

Es importante señalar que el nombre geográfico de una Denominación de Origen será un patrimonio público que no se podrá enajenar ni gravar.

Sólo podrán producir uvas o elaborar vinos protegidos los viñedos y bodegas inscritos en los registros de la Denominación de Origen.

Los requisitos que deben cumplir los productos acogidos están definidos en su Reglamento, que debe contemplar: la delimitación del área protegida, las diferentes variedades de vid autorizadas, los rendimientos máximos permitidos, los métodos de elaboración y crianza, los distintos tipos de vinos que se pueden comercializar y las menciones que se pueden usar en el etiquetado, la estructura y funciones del Consejo Regulador y las posibles infracciones y sanciones a los operadores.

En la actualidad, hay reconocidas un total de 63 Denominaciones de Origen de vinos en
toda España, de las cuales seis de ellas son andaluzas, como ya se ha comentado anteriormente.

 

¿Qué es un Consejo regulador?

En el caso de los vinos, estos órganos están
regulados en la Ley 24/2003 de la Viña y el Vino.
 

El Consejo regulador es el órgano que gestiona una Denominación de Origen o
Denominación de Origen Calificada. Entre sus funciones principales destacan las
siguientes:

  • Impulsar y proteger el nombre geográfico de la denominación.
  • La promoción genérica de los productos amparados.
  • Controlar la calidad y trazabilidad de los vinos, con análisis en laboratorios y     exámenes organolépticos realizados por paneles de cata.
  • Certificar los vinos calificados y concederles el uso de la contraetiqueta, así como     descalificar los vinos que no cumplan los requisitos del reglamento.
  • Velar por el cumplimiento del reglamento.
  • Proponer modificaciones del reglamento y tomar decisiones coyunturales de campaña, como la autorización del riego de la vid o los rendimientos máximos     permitidos.
  • Calificar la añada o cosecha.

Hasta ahora, los Consejos reguladores han actuado como órganos desconcentrados de laAdministración. Con la entrada en vigor de la Ley de Protección del Origen y la Calidad de los Vinos de Andalucía los distintos Consejos andaluces pasarán a tener personalidad jurídica propia, constituyéndose en Corporaciones de derecho público.

Los órganos de gobierno de los Consejos reguladores son: el Pleno, formado por vocales elegidos democráticamente entre los viticultores y bodegueros inscritos en la Denominación, y el Presidente, que actuará como representante legal del Consejo.



Contacto

Decatas® por Andalucía
Génova 6
41010 Sevilla

 

Correo electrónico: andalucia@decatas.es
También puede llamarnos al teléfono: +34 954000689

Decatas® por Andalucía en redes sociales :

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
decatas © por andalucía